La cosecha cabe en la palma de una mano.

La cosecha cabe en la palma de mi mano. Pero la ilusión no. Me alegra ver los tomatitos ponerse rojos. Y que los pimientos crezcan casi, de una tarde a otra.

Hoy, en la ensalada hemos tenido mis cherry. Y saben a gloria y cariño. Porque les cuido las hojas, el riego...






Es una pena tener un balcón tan pequeño. Pero aún siendo pequeño, está bien orientado. No puedo poner todo lo que me gustaría, pero así ya vale. 
Y me hace feliz plantar, cuidar y recoger mi cosecha balconera. Y como intento hacer todo lo que me hace feliz... seguramente el año que viene habrá también macetas con tomateras.

Si os volvéis a preguntar por los puerros... pues estos me están dando más guerra. No crecen mucho, van muy lentos. Eso sí, les riego con cuidado.

Hasta aquí, el post de hoy. El miércoles, la segunda parte de decoración.

Saludos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar y por tu visita.
¡Vuelve pronto! Besos

Blogging tips