Vuelta del colegio.


2 de abril, día de concienciación del autismo-
VUELTA DEL COLEGIO.
Me gusta ir aquí. Me gusta mirar por la ventanilla. Pero ya estamos llegando. Allí está ella y también el perrito.

Según se abre la puerta, me bajo. Ella me saluda y me dice que coja la mochila. Me la pongo con un poco de dificultad, me ayuda a ponérmela bien.

Ella habla con la chica que venía conmigo. Me aburro de esperar, el perrito se acerca a mí.
Estoy muy aburrido y me quiero ir por lo que les digo: -¡Agú!- Agitando la mano a la vez.

Ella se vuelve y me dice que espere un poco. Pero no quiero, así que vuelvo a decir: -¡Agú! Y vuelvo a agitar la mano.

Parece que terminan porque me agarra de la mano y digo: “¡Hata manana! ¡Agú! ¡Hata manana!”

Pasamos la carretera hasta el ascensor. Me gusta el ascensor: “¡Al dos!”- Exclamo y me río.
-“¡Nooooooo, al dos nooooo, al uno!” – Me contesta ella.

Me da un beso,  antes de que se abra la puerta. Estoy atento a que se abra y salgo corriendo, el perrito detrás aunque se para por ahí. Ella va deprisa detrás.

Voy a casa, corro. Cuando llega ella estoy en la puerta esperando a que abra y después entramos.

----
Silvia baja a buscarle al transporte que le trae del colegio. Hay veces que lleva el perro y otras no, hoy sí que le acompaña.
El sonido del motor ya es conocido para los dos, saben que llegan antes de que gire para entrar. El perro se pone nervioso, agita la cola y mira a Silvia. 

Se detiene el vehículo y la puerta se abre, saludándose todos. Mientras se baja el niño, Silvia le dice que se ponga la mochila y le ayuda a ajustársela. El perrito le demanda atención poniéndole las patitas en la pierna del niño. En vano, no le hace ni caso, pero el animalito insiste.

Están comentando las novedades del día, cuando se oye al niño decir: “¡Agú!” agitando la mano.  “Ya voy, ya voy. Espera un poco, ¿no?"- Le dice la madre y continúa hablando.  

El niño tiene casi 12 años y es casi tan grande como ella. Para manifestar su nerviosismo y aburrimiento, salta, grita un poco e insiste en despedirse con la mano y otro Agur.

Cuando ya han comentado lo importante es tiempo de despedirse, así que la madre con la mano libre coge al niño y le dice:
-“Diles ¡Hasta mañana!”- Y él super obediente y con ganas de irse, agita la mano y lo repite. Incluso añade un “Agur”.

-“¡A mí nooooo, a ellos”- Le dice Silvia, mientras le gira y así lo haga correctamente: “’¡Hata Manana!”- Ahora sí. De la mano, corren hacia el ascensor.

Al niño le encanta el ascensor, es el encargado de darle al botón.
“¡Al dos!”- dice mientras se emociona y ríe. La madre le contesta que no, que al dos no, sino al uno. En el dos es la abuela,  le dice. Y le da el beso.

Expectante el niño se prepara para que se abra la puerta, ella desengancha al perrito. Salen los dos corriendo, pero el perrillo se detiene en una esquinita.
El niño sigue corriendo hacia el portal por lo que obliga a Silvia a ir más deprisa, algunas veces incluso a correr, porque no quiere perderle de vista. 

Los últimos metros los hace corriendo. Están los dos, el perro y el niño, esperando en la puerta a que ella la abra. Vuelta de llave y entran todos al portal.


Si quieres recibir cómodamente por email, el último post que publique, haz click en :
Suscribete a Broches SILMARIÑECAS por Email
Después de rellenarlo, recibirás inmediatamente un email de activación, si no está en tu bandeja de entrada, mira en la bandeja de correos no deseados o spam. Gracias.

2 comentarios:

  1. Gracias Silvia por regalarnos otro de esos momentos. Me gusta su lectura, en medio de mis visitas a amigas blogueras creativas como tú... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Oh, Inma, no sabes que ilusión me hacen tus palabras. Mil gracias, de verdad!!!!!!
    A mi me encanta asomarme a tu cuaderno y pasar sus hojas, no me pierdo ni una hoja!!!! Besos de los gordos

    ResponderEliminar

Gracias por comentar y por tu visita.
¡Vuelve pronto! Besos

Blogging tips