Visita al Parque arqueológico de Atapuerca.

Esta visita al Parque arqueológico y la que después hicimos a los Yacimientos de Atapuerca, eran las que más ganas tenía de hacer. Me encantan estas visitas, las suelo aprovechar y me lo paso como una niña.

Llegamos pronto pronto, por lo que lo que hicimos fue ir dando un paseo (corto) hasta uno de los extremos de las Lagunas de Atapuerca y a los humedales artificiales que depuran las aguas residuales de Atapuerca.

Mirases donde mirases, el sitio es precioso. 
Nubes amenazantes, montañas lejanas, prado verde, caballos pastando, riachuelito... Lo ideal para hacer muchas fotos.


Lagunas de atapuerca-


Si quieres oír la fauna que nos rodeaba, sólo tienes que hacer clic en el botón naranja del play.
Cierra los ojos, mientras escuchas...




Se sabe que antaño, la población de Atapuerca estaba rodeada de zonas de pantanos que desaparecieron por drenajes y la colmatación de lo que producían las plantas y los animales que pastaban allí.

Se recordaba que una vez estuvieron: gracias a escritos antiguos y por el nombre de algunos de los lugares, por ejem: "Las saperas" o "El prado de la laguna" .
Y decidieron recuperarlas y gracias a eso, se cuentan 5 lagunas que ocupan 16 hectáreas, llenas todas ellas de vida. Doy fe.

No nos pudimos deleitar mucho más que unas fotos y grabar un poco la melodía natural.
De todas formas, si vais no os extrañe cierto tufillo. Son "los humedales artificiales" para el drenaje de las aguas residuales de Atapuerca.

Es sorprendente, porque con un sistema totalmente natural, sencillo y económico se depuran las aguas, devolviéndolas limpias. Es la fitodepuración. Son las plantas con la fotosíntesis, las que se encargan de proveer oxígeno al lecho y así facilitar la depuración del agua. ¡Ingenioso y ecológico!


Lagunas de Atapuerca-


Llegó la hora de la visita.

Parque arqueológico de Atapuerca-


Según entras, vimos una pequeña charca y unos patos muy majos que corrieron a nuestro encuentro, para ver si les dábamos de comer algo. En cuanto se dieron cuenta que no soltábamos prenda, nos ignoraron absolutamente. ¡Qué interesados, solo nos querían por nuestros bocadillos!


Parque arqueológico de Atapuerca



Nos acogió Eva, arqueóloga, una chica majísima. El grupo conectó en seguida con ella. Nos tuvo embelesados durante toda la visita.

Después de presentarse y ponernos en situación, nos llevó a la zona de huesos, donde nos enseñó lo que se suele hacer, cuando trabajan en los restos y hallan huesos. Intentan diferenciar la especie (humano o no), la parte del cuerpo que es, la edad del espécimen, si tiene marcas y de qué tipo son... Y todo bien documentado, fotografiado y señalizado.
Todos embobados con sus explicaciones. ¡Os lo juro!


Parque arqueológico de Atapuerca-



Continuamos con la zona, donde nos enseñó los distintos tipos de materiales o piedras que usaban para hacer utensilios y cómo los hacían. 
Escogió a un chaval, que golpeó el silex como ella le indicaba, para hacer un bifaz. ¡Bueno, bueno, bueno, esto se estaba poniendo emocionante, a mi estas cosas me encantan!


Parque arqueológico de Atapuerca-



Continuó contándonos frente a esta estatua, cómo enterraban a los muertos...
¡Nos tenía hipnotizados! De vez en cuando hacía preguntas, que lo hacía más divertido aún... ¡Algunos niños que allí estaban tenían fresco el estudio de la Prehistoria, pero algunos adultos también sabían mucho! ¡No podía ser más interesante lo que nos contaba o lo que allí se hablaba! ¡Más, más, maaaaaás...!


Parque arqueológico de Atapuerca-



Eva, nos demostró cómo, con qué y para qué dibujaban en las paredes. ¡Eso sí, nos encantó a todos cuando pintó en la pared, usando un "spray prehistorico", dos tubitos puestos en un ángulo concreto y soplando. ¡Estábamos encantados!

Luego con su ayuda, un simpático señor hizo sonar un Bramador (un chisme que haciéndolo girar rápido, suena de una forma parecida a un bramido) jijijiji, ¡Estuvo muy bien! ¡Qué energía y entusiasmo puso el señor! ¡Así da gusto!


Parque arqueológico de Atapuerca


La sierra de Atapuerca se encuentra localizada, en el Corredor de la Bureba que conecta la cuenca del Ebro con la del Duero, con un clima adecuado para una riqueza de flora y fauna que hizo posible que viviesen allí grupos de hombres de antecessor, heidelbergensis, neardentales y sapiens. Al parecer, era un buen sitio para vivir, tal y como ha demostrado el yacimiento arqueológico.

Nos contó que dejaron de ser recolectores, para asentarse, con la aparición de la agricultura y la consiguiente evolución. Horno, telares, corrales, cestería...


Parque arqueológico de Atapuerca



Esta que os voy a contar, fue la parte más divertida de todas. ¡Nos reímos muchísimo! ¡Estuvimos cazando ese búfalo de la foto inferior! 
¿Qué no lo véis? ¡¡Pues es enorme, además teníamos mucha hambre y nos tuvimos que organizar en equipo poder matarlo y comerlo después!!

Eva nos ayudó nombrando un jefe que con los jóvenes del clan se fueron de expedición. Tuvimos la suerte de que encontraron un enorme búfalo, que entre todos mataron.
(Uno de nuestros jóvenes, que era su primera salida de caza, con el calor de la emoción se atrevió a darle un par de patadas y todo) 
¡Así se hace, chicos! Una gran cacería y una buena pieza, ¿verdad?
Jajajajaja.

Parque arqueológico de Atapuerca-


Claro que para abatir la comida de ese día, tuvimos que aprender a utilizar las armas, el arco y la lanza.
A mi tocó la lanza, con el percutor. Que para ser sinceros, he de practicar un poco más, porque salió disparada la lanza y también el percutor. 

Si estamos esperando a comer, con lo que yo traiga gracias a mi destreza con la lanza, nos morimos de hambre fijo. Pero reírme, no veas lo que me reí. ¡Cómo me lo pasé!

¡Yo creo, que lo mio sería más pintar el rinoceronte en la pared, para conjurarles una buena caza, que lanzar nada! :)

Parque arqueológico de Atapuerca-



Tras las emociones de la cacería, estuvimos curioseando las distintas cabañas que utilizaban, por aquellas épocas.
Aunque en las fotos no aparece nadie, éramos un nutrido grupo. Soy rápida sacando fotos (estoy entrenada) así que voy veloz, me sitúo en el lugar donde el enfoque me gusta y espero. Y "click" en cuanto veo que nadie pasa por delante de mi objetivo, "click" otra por si acaso y "click" se me ha ocurrido otro enfoque mejor...

Luego me toca correr a buscar al grupo o al maridín que me espera. Así que para hacer las fotos de las chozas (las 2 primeras) y del enterramiento (que en su interior tenía un difunto), esperé pacientemente. ¡Merecía la pena!


parque arqueológico de atapuerca.


En la recta final del recorrido, estuvimos aprendiendo a hacer fuego y a conservarlo (Eva nombró a una asistente "La Guardiana del fuego", que se encargó de mantener las brasitas soplando de vez en cuando)
Pero tuvimos un contratiempo, hacía frío, comenzó a llover y había mucha humedad. Por mucho que lo intentó, no pasamos del humo.

Ahí está Eva, en pleno proceso...


Parque arqueológico de atapuerca-

Y fue una pena. Ahí tenéis el hilito de humo que no acabó de terminar, en fuego. Y lo intentó y lo intentó... Pero nada. Ainsssss. Si por el humo se sabe dónde está el fuego, ese día no se averiguó dónde. :(

¡¡¡¡Espero que cuando vayáis vosotros o si habéis ido, hayáis tenido una fogata hermosa!!!!


Parque arqueologico atapuerca-



Y ahí terminó la visita al parque arqueológico de Atapuerca.
Teníamos casi hora y media hasta coger allí mismo el bus, que nos llevaría a los Yacimientos. Nos pilló la lluvia y tuvimos que correr al coche. 

Nos fuimos al pueblo de Atapuerca a tomar un rápido entempié. Pero si vais, hay una sala con unas máquinas expendedoras, mesas, microondas, por si queréis esperar allí.

Por Atapuerca pasa el Camino de Santiago, y allí vimos 2 burros de unos peregrinos. Me pareció tan curioso, que saqué foto a uno de ellos, mientras el sol volvía.
Casualidades de la vida, a la tarde les vimos pasando por Burgos,a esos mismos burros y a sus dueños, continuando viaje hacia Santiago.

Atapuerca-



A la vuelta al parque, aún quedaba unos minutos para subir al autobus que nos llevase a los Yacimientos. Así que vimos la exposición El Bosque Interior. (Hasta el 25 de mayo)

Donde se podía oler, ver, tocar, oír, sentir, la transformación del bosque. No teníamos mucho tiempo, así que lo que más me gusto fue...

Exposición el bosque interior - atapuerca


Que si mirabas por un agujerito, mientras encendías una luz, podías ver un pequeño elfo, calentito en su madriguera, mientras el invierno transcurre.

Exposición el bosque interior - atapuerca


Otro agujerito y dentro otro elfo recopilando nueces y bellotas. ¡Qué chulada!

Exposición el bosque interior - atapuerca


Y un tercer agujero pequeño, en el que al mirar veías otro que bebe agua, para saciar la sed.

Exposición el bosque interior


Me teníais que ver (haciendo malabares) pulsando la luz y a la vez enfocando el interior de lo que se veía a través del agujero. No me dio tiempo a mucha cosa más, porque...
Era la hora de subir al bus para hacer la segunda parte de nuestra aventura: los Yacimientos.

Si tenéis oportunidad de ir a Atapuerca, no os olvidéis ir al Parque arqueológico  y a los yacimientos, no os arrepentiréis. Yo me lo pasé como una niña. Garantizo la diversión.

Espero que os haya gustado y con ello animaros a ir. 
Y si habéis ido, ¿A qué es fantástico?

La próxima entrega: Los yacimientos de Atapuerca, ¿Te lo vas a perder?
Besos

Más información en: Atapuerca.tv


Atapuerca

4 comentarios:

  1. Es una excursión preciosa. menuda entrada documentada, nosotros la hicimos y guardo un recuerdo precioso. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma, no me extraña que tengas buen recuerdo. Yo me lo pasé cañón, como una niña!!!!
      Gracias guapíiiisima.
      Besos

      Eliminar
  2. Jope me has tenido pegada a la pantalla y leyendo toda entretenida para empaparme de información. Es como leer un libro y tiene hasta final feliz, por eso disfruto tanto con este tipo de entradas. Además del gran reportaje fotográfico nos has dado tantos detalles y tan bien explicados que me ha dado la sensación de estar contigo y tu familia.
    No me cabe ninguna duda de que lo pasasteis genial y la experiencia merece la pena. Yo no tengo la suerte de haber ido porque me pilla lejos pero me ha encantado conocer de tu mano la experiencia tan chula.
    Por nada del mundo me pierdo el siguiente capitulo, aquí me ves de nuevo pegada a la pantalla leyendo con tanta emoción tus palabras.
    Gracias por compartir esta estupenda excursión.
    Un beso enorme Silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OOOh Bea, me encanta intentar explicar sin aburrir. Así es más ameno y me encanta ver que te gusta y además esperas el siguiente post. Ayyyyyyy que ilusión me hace!!
      Besos buena semana!!!

      Eliminar

Gracias por comentar y por tu visita.
¡Vuelve pronto! Besos

Blogging tips