Cómo hacer la maleta para ir de vacaciones y no morir en el intento.

"Cómo hacer las maletas para ir de vacaciones y no morir en el intento", me pregunto yo todos los veranos.

Invariablemente, siempre que hay que hacer las maletas, me pongo de mala leche, por una parte. Y me alegro por otra, ¡claro! Pero sobre todo me cabreo. 

Y mucho. ¡No me hables... Grrrrrr! Cuando veas una maleta, montañas de ropa sobre la cama y Silvia con cara de pocos amigos, corre en dirección contraria. Es un buen consejo: -"¡Corre corre, que va a hacer una maletaaaaa!"-


Basaak doll-


Yo me suelo encargar de hacer mi propia maleta y la del niño. Porque si por el maridín fuese, todo lo que no cabe en una bolsa de supermercado tipo camiseta, no hace falta llevar. La mínima expresión. Lo justo para todo. En la suya hasta sobra sitio. Un arte, oyes!!!!

Pero yo no. Yo echo de todo y más. Esto por si hace calor, esto por si hace frío, esto para salir, esto para entrar, esto para comer, esto para cenar, esto para la playa, esto para el interior, esto y esto y esto para los pies, esto para la cabeza.... Y en la del niño es algo parecido. O así. O más, porque quiero que no le falte de nada.

Tengo Maletafobia, lo sé. Se apodera de mí el monstruo: "Y si cuando esté allí, a taitantos km de casa y necesite mi chaquetita preferida, la que me pongo cuando hay 22º y no la tenga.... ¿Qué hago? ¿Qué va a ser de míiiiii?"

Pues ponerme otra (la que lleve) o aguantarme o si manejase Visa Oro, pues me lo compraba y ¡listo!. Me digo. Pero la zozobra zozobrante de la incertidumbre dudosa de no saber que voy a necesitar me altera.
Porque luego pasa lo que pasa. 

El año pasado un destino con la promesa del sol asegurado, Valencia. ¡No te digo, que se adelantó la gota Fría! De siete días, dos fuimos a la playa y uno de ellos con paraguas. ¡Para ver llover me quedo en casa!
Eso sí. Vimos museos, (en uno de ellos me dejaron encerrada... Si, si...) Vimos pueblos, vimos la capital (Tengo unas maravillosas fotos de la Ciudad de las Artes, lloviendo a mares, cielo negro y rayos centelleantes como fondo. Más bieeeeen) Supimos adaptarnos. Llevé la misma chaqueta toooodas las vacaciones. No tenía otra, se supone que iba a un lugar donde suele haber verano.

Este año, el destino vacacional elegido estaba en el sur de la misma provincia. Reincidentes. A fuerza de insistir, a lo mejor acertamos y coincidimos con calor. Y si. Lo hizo. Mucho. Muchíiiiiisimo. Jamás pensé que iba a añorar esas cositas que caen de las nubes, algunas veces como si fuesen pulverizadas (txirimiri) o en alegres gotitas, u otras en goterones gruesos, que suelen refrescar el ambiente.... ¡Qué cayese algo, por dios!

Así que este año, ni ha faltado ropa, ni ha sobrado casi. Bueno si... la que llevaba por si hacía "frío". 
¿Al rey de las maletas? Ni eso, porque no lleva nada que sea más largo de las rodillas, que no lleve tirantes o manga corta. Lo que yo digo, es un artista del planifique roperil veraniego.

Pero yo se rizar el rizo. Estuve cosiendo vestiditos a Caty, por que nos acompañaba para ilustrar nuestras visitas y excursiones por tierras valencianas... Y cosí unos cuantos trajes. Cuando.... 

-"Ups, no caben los vestidos"- Me dice Caty. 
- "Pues mira a ver cómo te lo haces, porque en la mía no cabe más ná"- Le respondo, observando como sobresale la ropa, de la maletita y aún tiene ropa y calzado fuera. Me voy y la dejo cabilando.


Basaak doll-


Cuando vuelvo, la encuentro sentándose encima de la maleta, una y otra vez.
-"¿Pero qué haces insensataaaaaa?"- Le grito.
-" Sacando el aire que sobra, como las com..."- Se ríe.
-"¿Esa es tu mejor idea?"- Pregunto con sorna.


Basaak doll-


Para mi sorpresa, consigue cerrar la maleta. Pero me sonríe picaronamente.
-"Errrr, lo que no ha cabido es la falda de tul y las converse. ¿Qué hago?"- Dice Caty mientras sostiene la voluminosa y entulada falda y con la punta de su zapato rosa, toca las zapatillas negras.
-"¡Ayyyyyy, lo que me hacia falta, preocuparme de tu maleta también!"- Me está entrando un dolor de cabezaaaaaa. Veo maletas por todos lados y de todos los tamaños, que me amenazan.
-"Como supongo que son prendas fundamentales para el viaje. Tráe. Las haré sitio.... Aquí, en el PortaBlythes"- Suspiro.
-"¡¡Se va a arrugar!!"- Protesta -"¡¡Y tú despeinar, ahí dentro!!"- Digo mientras meto a Caty en el PortaBlythes rojo que he cosido para ella.


Basaak doll-


-"¡Eeeeeh, esto está lleno! ¡No me puedo mover!" - Grita con la voz amortiguada por la tela del PortaBlythe.
-"¡Es lo que hay! ¡No te quejes tanto o te quedas aquí!"- Replico.
Y no se quejó más. Fue formalita en su portablyte, hasta el lugar que durante una semana iba a ser nuestra casa.

Cuando llegamos deshicimos las maletas. Tampoco me gusta mucho, luego hay que volver a hacerlas. Pero... Mejor no escarbo, que al final vais a pensar que estoy llena de manías. ¡Que las tengo, sí! Pero me tiráis de la lengua y yo lo canto todo. Tampoco es cuestión.

Mejor lo dejo para otro día. ¡Que así de sopetón igual es demasiado!
Besos.
suscríbete por email

4 comentarios:

  1. Ayyyy, que gracia Silvia, pero si es como la vida misma, jajajaja, lo que me he reído... Y el maridin que apañado toda la ropa de vacaciones en una bolsa sel Eroski, pues oye!!! Tiene su punto que la metes en cualquier sitio, jajajaja, así todo suerte tienes que se prepara la suya.Musutxus Kokoro ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja, Nekaneeeeee, siiiii el maridín prepara su bolsa de mano poco más grande que una bolsa de super, con todo lo necesario. No le falta ni le sobra nunca. Da gusto.
      Yo en cambio.... en fin.
      Besos Kokoro!!!

      Eliminar
  2. Jeje,tu relato es la pura verdad verdadera.
    Yo antes hasta metia en la maleta varios relojes y ni te cuento de pendientes...ropa por si acaso.
    Una poco a poco aprende

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lirtea!!!! siiii el "porsi" o "yesto" que daño hacen a las maletas... De todo, llevamos de todo.
      Al final vas viendo que todo no se usa y como dices tú, se aprende. ¡Menos mal!
      Besos

      Eliminar

Gracias por comentar y por tu visita.
¡Vuelve pronto! Besos

Blogging tips