Paseo en Gandia ciudad y fotos en el Grau a la noche.

Hoy comparto con vosotros, nuestro paseo en Gandia ciudad y unas fotos que hice a la noche en el Grau, durante estas vacaciones de agosto.

Esta es la segunda vez que visitamos Gandia. La primera eramos tan solo dos, que esperaban al tercero.

En septiembre de 2000, embarazada de 3 meses estuvimos por primera vez en Gandia. No pudimos hacer mucho más que ir a la playa y descansar, ya que yo andaba con molestias. 

Han pasado 14 años y el recuerdo que tengo más vívido de aquel viaje, es el olor a sepia a la plancha. Con el embarazo se afinó el olfato fino que ya de por si, tengo. Y era capaz de oler la sepia antes de que la pusiesen en la plancha. ¡Qué mal lo pasé! ¡Se me revolvía el estómago! ¡Todo el mundo pedía sepia para comer o eso me parecía a mí!

Este año, hemos descubierto, lo que no pudimos hacer en aquel otro viaje. Hemos conocido un poco las Gandias que hay en Gandia: la ciudad, el grao, el puerto y las playas. Hemos visto que hay mucho más, de lo que uno imagina. Más que arena y olas, mucho más.

Deja que te muestre alguna de las cosas que más me gustaron, en Gandia ciudad, durante nuestro callejeo por el centro histórico.

La iglesia Colegiata de Santa María y los paraguas naranjas


Colegiata de Santa María de Gandía

Esta iglesia gótica del siglo XIV-XVI preside imponente junto al ayuntamiento, la plaza Mayor. 
En 1499 fue nombrada Colegiata, es decir, según la RAE, aquella iglesia de importancia que no es sede de obispo u arzobispo, y que se compone de abad y canónicos, donde se celebra oficios como en una catedral.
(No tenía ni idea de lo que significaba "colegiata")

A todo el que pasaba por allí, le llamaba la atención poderosamente, el ciprés y las farolas decoradas con paraguas naranjas. Curioso, ¿verdad?
Junto a nosotros unos turistas franceses. Los niños pequeños (no más de 4 ó 5 años) gritaban "parapluie lumière" (paraguas luz) y reían la ocurrencia de tener paraguas en lo alto de las farolas.

Totalmente de acuerdo con los niños. Para una vizcaína como yo, también me sorprendió mucho, porque nunca se me hubiera ocurrido decorar con paraguas, por aquí los usamos mucho (de otra forma), así que me pareció una idea muy original.


Seguimos andando, hasta llegar al Palacio Ducal. Desde el s.XIV, fue residencia de los duques de Gandía y desde 1485 la residencia de la familia Borja. Una emocionante historia la del edificio, desde terremotos, saqueos, abandonos, reformas y lujo.

El último duque de Gandia (11º), muere sin herederos y los nuevos dueños al no habitarlo hace que quede abandonado. 100 años después en una subasta, la Compañía de Jesús, lo adquiere y lo restaura para dedicarlo a San Francisco de Borja, 4º duque de Gandía, canonizado en 1671.

Cuenta la leyenda que en la capilla rezaba San Francisco de Borja, y era allí donde el diablo le tentaba. Gotas de sangre del santo mientras hacía penitencia y una ventana de alabastro rota por el maligno... ¡Me encantan las leyendas!

Esta fotografía es la entrada. Nada que ver con el interior. Dentro, encontrarás unas estancias maravillosas. Unos techos preciosos, zócalos con azulejos impresionantes, murales, etc... ¡Te arrepentirás como nosotros de no haber entrado!

Como bien sabéis, nuestro hijo está diagnosticado de Autismo severo. Y con él debemos valorar qué está a su alcance o no. Siempre nos adaptamos a él y sopesamos, hora, precio de entrada, tiempo de visita, cantidad de gente que está en el interior, su cansancio o nerviosismo, su paciencia y la nuestra y alguna que otra variable más.

Porque tampoco es, entrar y no disfrutar todos. Así que con mucha pena, desestimamos entrar.
En otras ocasiones, en otros museos o exposiciones, todo ha ido mejor cuadrado y hemos hecho la visita. Pero aquella tarde, no era la adecuada. Su tranquilidad es la nuestra, así que continuamos paseando por las calles de Gandía.


palacio Ducal en Gandía.


Y llegamos a la parte comercial. En unas cuantas calles se concentran 400 comercios, el 25% de los que hay en la ciudad. Y otra vez paraguas, esta vez de colores.

Desde luego, a mí me llamaron la atención porque me pareció un detalle precioso y muy original.
No supimos qué pensar. Porqué estaban allí aquellos paraguas, de alegres colores. ¿Servían de "sombrillas" para el sol? ¿Formaban parte de alguna performance, tal vez?


Campaña "lluvia de ofertas" zona BID Gandía.


Documentándome para este post, localicé el porqué de la especial decoración.
En julio, dio comienzo una campaña de promoción comercial en la zona BID (Bussines Improvement District) de Gandía, hasta 800 paraguas simulando la lluvia de ofertas y oportunidades de los comercios de este centro comercial urbano.

Una campaña temática para dinamizar la compra en los establecimientos, de forma original y divertida. 
Me gustó por lo visual e impactante colorido. ¡Buena idea, les felicito!


Campaña "lluvia de ofertas" zona BID Gandía.


Nuestros pasos por la Calle Mayor, nos llevaron hasta la plaza Escola pia. Allí se levanta el edificio renacentista de la Antigua Universidad o Escuelas Pías, que fueron fundadas por el duque San Francisco de Borja en 1549. Llegó en su tiempo a ser un centro muy importante.

En mi foto, uno de los dos papas Borja, Alejandro VI, a la izquierda. Y a la derecha uno de sus hijos: César Borja o César Borgia.

Completarían el conjunto de estatuas, su hermana, la famosa Lucrecia Borgia (o Borja), de quien todos hemos oído hablar de sus maquinaciones e intrigas.
El otro papa Borja, Calixto III y por supuesto San Fancisco de Borja, del que ya os he hablado.


Escuelas pías o Antigua Universidad y estatuas de la familia Borja


El trascurrir de la tarde por las calles peatonales, nos llevó a un pequeño rincón, a un lado la Iglesia del Beato Andrés Hibernón, a otro unos columpios asombrosamente libres de niños. El nuestro al verlos tan vacíos, optó por hacer allí una paradita. 
Poco vimos de la Iglesia del Beato (s. XVIII), salvo la portada, a la que ni tiempo me dio a sacarle una foto, ya estábamos en marcha de nuevo.

Nada más girar, me encontré con este establecimiento de preciosas telas para trajes de fallera. Lástima que es una foto a todo correr (mis chicos no me esperaban y no es cuestión de perderlos entre la gente) y lástima de los reflejos del cristal, pero eran telas de llamar la atención. 

Corrí para unirme a mis dos chicos y juntos nos fuimos hacia el coche, para volver hacia el Grau que era donde teníamos el alojamiento.


confección de trajes de fallera.


Y hay más lugares interesantes en Gandía ciudad, pero ni nos dio tiempo, ni puedo poner todo aquí. Pero queda en la retina y en el recuerdo... Vaya este post como homenaje de Gandía ciudad.

---

Ya a la noche, después de cenar, se imponía paseo por el Grau (barrio marinero), por el Paseo del Puerto. 
Este paseo ha sido reurbanizado hace escasamente hace un año, con estética trencadís, (que me gusta mucho, muy modernista) Y con bancos simulando olas o velas con el lema de la ciudad "Gandia, capital del turismo"

El sitio era tan bonito, que fue en uno de aquellos bancos, donde decidí hacer unas fotos a Caty, mi Basaak doll, con la falda tutú que le cosí para el viaje. Ahí la tenéis, cual modelo cotizada, posando "natural", con los almacenes del puerto al fondo.

Para la foto no utilicé flash. no me gusta. Intenté aprovechar la luz de las farolas y la verdad es que estoy muy contenta de cómo quedó.


Basaak doll en el paseo del puerto de Gandía


El paseo está decorado con motivos marineros, tal y como podéis ver en la foto inferior. 
Aquí se puede ver mejor, los almacenes o tinglados del puerto, de forma abovedada de los años 30, junto con la Torre del Reloj.


tinglados del puerto de gandia-


Otra posturita de Caty sobre las velas del banco. ¡Para el verano que viene, Caty para promocionar Gandía! Jajajaja. ¿A qué sí?


Basaak doll en el Gray de Gandía


Al final del paseo del puerto, junto a las escaleras, hay una escultura de una "Mujer mirando al mar" y unas olas, donde todo el mundo se hacía fotos.
¡Nosotros también y algún selfi hicimos!. Con mi manía de no usar flash, hice esta foto de Caty con la estatua.


Basaak doll en el paseo del puerto de gandía-


Seguimos caminando, llegando hasta la rotonda que hay entre la avenida de la Paz y el paseo marítimo de Neptúno, allí esta escultura "Veles e Vents", que me gustó por lo simple y magestuoso. ¡Click, foto!




Y seguimos caminando y paseando, que para eso Gandia tiene y mucho.


Espero que os haya gustado el pequeño repaso a Gandia ciudad y a su puerto y no haberos aburrido lo suficiente, para que en próximas ediciones me sigas acompañando por tierras valencianas.

¿Conocías Gandía ciudad? ¿Y el Grau/Grao?
Besos para todos.

Fuentes:


suscríbete a Silmariñecas por email

6 comentarios:

  1. Oooh!!! Pues me ha gustado Gandía, sobre todo cuando Caty esta en ella y lo de los paraguas de colores, me encanta!!! Hay que dar color a la vida!!!Kisu Kokoro!!! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nire,
      siiiii, a mí también me gustó y ya sabes Caty sale siempre guapa!!!.
      La iniciativa de los paraguas, muy bonito, llamaba la atención. Kisu kokoro!!

      Eliminar
  2. Un paseo encantador. Gracias por compartirlo.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel,
      Hicimos unos paseos muy bonitos. Besos

      Eliminar
  3. Que bonito paseo nos has dado ...gracias eres una buena guía.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lirtea.
      Me alegro que te guste. Intento ser lo más descriptiva y documentarme para ser fiel. Espero conseguirlo. Gracias por tus palabras

      Eliminar

Gracias por comentar y por tu visita.
¡Vuelve pronto! Besos

Blogging tips