Paseo por Oliva (Valencia) durante las vacaciones de verano.

Hemos estado visitando, haciendo turismo en  Oliva - Valencia. Precioso.

El ayuntamiento de Oliva, nos tendría que dar un premio a "Los turistas más entusiastas de este verano 2014". Y si no están pensando el dárnoslo, deberían. 
Nos recorrimos la Oliva medieval una tarde, que hasta las moscas habían conectado el aire acondicionado de cabina y toda persona de pro (y en sus cabales), estaba a orilla del mar, refrescando los tobillos en el vaivén salino. 

Nosotros somos de afán aventurero. Y las mañanas las dedicamos a la playa, pero las tardes al turisteo. Porque ya hemos tenido bastante arena para todo el día. Es cansado luchar por tu metro cuadrado de orilla de mar, así con la sombrilla como espada.


Oliva - Valencia
Foto hecha al mural del interior de la Cervecería Seven Montaditos. Oliva - Valencia

Allí estábamos con un caloraco de la pera y dispuestos a conocer las dos itinerarios turísticos de Oliva. Lo que yo te digo, un premio. Y como a nosotros los planes no los detiene ni la lluvia ni el sol, nos dispusimos a trazar las dos rutas.

Lo primerísimo fue, aparcar el coche en sombra. Un lujo, por lo cotizado, pero una gozada para después.
La primera calle que vimos tras bajarnos del coche, fue la calle La Hoz, porque aparcamos cerca del Raval Morisco.



Oliva - Valencia


Tras dar cuenta de la merienda en una heladería, empezamos por la ruta de la Vila, la parte cristiana. 45 min. de recorrido entre calles. ¡Menos mal que había sombra!
Decir, que el recorrido está perfectamente señalizado con estos carteles, que además te van indicando cuanto llevas de recorrido. ¡Buena idea!


La vila de Oliva Valencia


Lo primero que vimos fue El Portal de la Virgen María o el Portalet. Que era una de las puertas de entrada a la Oliva cristiana. Fuera de las murallas, el Raval o morería.

El Portalet (anterior a 1529), es un arco de medio punto. Podéis observar debajo y allá a lo lejos, la Iglesia de Santa María la Mayor. Encima del arco, un muro decorado desde 1945 con cerámica. En este lado San Francisco de Paula...


Portalet, Oliva - Valencia


Y en este otro lado, cerámicas de la Inmaculada.


Portalet, Oliva - Valencia


Siguiendo las indicaciones, fuimos callejeando cuando me llamó la atención esta casa. Blanca y con mariposas en la fachada. Una decoración muy simple, que la hacía destacar sobre las demás. Muy bonita.


Oliva Valencia


Me pirran las ventanas, los barrotes, las flores que con mimo se cuidan para decorar. El azul del cielo en el reflejo del cristal, contra el blanco del otro edificio. El azul de la maceta y barrotes en claro contraste con la vida (de no todas) las hojas y flores. La belleza está en cualquier lugar, solo hay que mirar.




Y llegamos a la Torre de la calle de la Comare (el Torrejó). Que fue una de las torres del Palacio Condal (s.XV) que aún quedan en pie. La historia del palacio es muy interesante, porque incluyen ventas, expolios, parcelado en casas, intento de trasladarlo piedra a piedra a Copenhage, hundimientos por ruina, etc. Por lo que queda muy poco.

En la foto se puede ver la planta cilíndrica del Torrejó y su mampostería. Actualmente es una sala de exposiciones.
De esta foto, me encanta el rosal trepador. ¡Qué bonito!


El Torrejó - Oliva - Valencia


Justo al lado de la puerta de esta torre, se encuentra esta esta puerta vieja, cuyos bajos están forrados con hojalata clavada manualmente. Me gustó tanto que la añadí a nuestro recuerdo fotográfico.


Oliva Valencia


Al final de la calle, vimos una ventana del Palacio Condal, de la familia Centelles, cuyo parteluz es una columna de marmol con el capitel decorado. Gótico.


Ventana del palacio de centelles oliva valencia


En algunas partes del recorrido, vi cabezas que decoraban las bajantes de pluviales. ¡Qué bonito detalle! Pero no he encontrado información sobre ello. :(


Oliva - Valencia


Algunas veces en el caminar, algo me detiene y me llama. Tal vez la farola, las escaleras que casi no son escaleras, el blanco triste por el tiempo, el rojo subido o el naranja de las paredes... Hay dedicar un minuto, porque si dejas pasar el instante, tal vez no lo puedas recuperar jamás y de nada sirve lamentarse después.
Nuestro tiempo en aquel lugar era limitado y consciente de ello, capturé lo que encontraron mis ojos. Para siempre.


oliva valencia


Llegamos a los pies de la iglesia de Santa María la Mayor, y bajamos hacia la calle de las Moreras. Para hacer esta iglesia tuvieron que salvar un gran desnivel en el que construyeron una gran cripta.
Recorriendo la calle de las Moreras, también está la canalización de agua séquia Mare, que trae el agua del río Serpis. Ahora la acequia está tapada, pero antiguamente estaba descubierta y en los bordes daban sombra árboles de moreras, con el que se alimentaban gusanos de seda para la producción de la industria valenciana sedera del s. XVIII.

En la foto sacada desde la Calle de las Moreras, se puede apreciar el desnivel de entre una calle y la otra.


Santa María la Mayor Oliva Valencia


Completamos el recorrido de la Vila, hasta la plaza del Ayuntamiento. Desde empezamos el recorrido hacia el raval.


Angostas escaleras y estrechas calles. Ni un alma. En algún sitio suena un televisor. Calurosa tranquilidad.

Continuamos callejeando hasta llegar muy cerca de las ruinas del castillo de Santa Anna de 1º mitad del s. XVI. Cerca hay un mirador (Tossalet del doix), desde donde puedes ver toda la ciudad y el mar. La vista es privilegiada, sin duda. 

Una buena elección para la construcción del castillo, y así defenderse de los piratas que abundaban en aquellas latitudes y épocas.


raval morisco oliva valencia


El calor comenzaba a hacer mella en nosotros. Fuimos bajando hasta alcanzar la Iglesia de San Roque. Construida sobre una antigua mezquita, sorprendía por lo sobrio de su fachada y lo brillante de la puerta.


puerta de la iglesia de san roque oliva valencia


Casi las siete de la tarde y el sol aún alto. Calles y callejuelas vacias. Nuestro hijo comenzó a acelerar en el paseo. Estaba cansado y era su forma de decírnoslo. 


El raval morisco Oliva Valencia


Subir y bajar. Parecía un laberinto con solución gracias a los paneles indicativos. En una de aquellas calles, un clásico de nuestras carreteras, un Citröen 2 caballos, bicolor y estranjero por su matrícula. Una foto muy bonita, con aquel cielo azul, las casas tan blancas y el coche mimado y muy bien cuidado.


el raval de oliva - Valencia


Desde un punto alto, pude sacar una foto de la Iglesia de San Roque, con las tejas de color azul en las cúpulas y creo que se aprecia en la foto, en la parte justo debajo de la cúpula (llamada tambor) está policromado con una cenefa. Muy bonito y muy curioso, porque no me parece un sitio muy visible. Pero bonito-bonito, si. 


Iglesia de san Roque - Oliva - Valencia


Y tras unas empinadas rampas, nos encontramos con el Pozo de Alzina. Así no parece gran cosa, pero los pozos y el agua concretamente, eran importantes para los musulmanes.

Felipe III el 22 de septiembre de 1606, mediante un edicto real, mandaba expulsar a los moriscos. Les dió tres días para irse al puerto de Dénia y de allí "pasarlos a Berbería". Podían llevarse lo que podrían cargar, el resto se tenía que quedar. 


Pozo de Alzina Oliva Valencia


Tras la expulsión a los musulmanes en 1609, los campos valencianos se quedan sin mano de obra. Se entra en una crisis que se agudiza con la guerra de Sucesión. Hasta mediados de 1700 no comenzó a recuperarse la zona.

Continuamos bajando. Ya casi al final de nuestro recorrido, nos encontramos la Casa Abadía. Que son dos casas mudéjares para la residencia del párroco de San Roque. Si no me equivoco, esta era la entrada de una de ellas. Luego con el tiempo se unificaron las dos casas y supongo que cegarían esta puerta.

Lo curioso de la Casa Abadía, es que tenía la "Cambra dels Arcs". Habitación destinada a la cría de gusanos de seda. (¡¡Dioooooos, que poco me gustan los gusanos de seda!! Tuve de pequeña y me daban más grima de mariposas que de gusanos. ¡Me daba cosica cogerlos!)



Casa Abadia - Oliva - Valencia


Ya casi al final del todo, antes de despedirnos de la parte medieval de Oliva, saqué a Caty para hacerla una foto con el precioso fondo de una calle típica del Arrabal. Era el momento de irnos a tomar algo fresco y descansar tranquilamente. ¡Nos lo habíamos merecido!


Basaak doll en Oliva Valencia


Sacarla antes me daba susto que se estropease, por el calor. Así que con mucho mimo, le hice un par de fotos rápidas y nos fuimos a una cervecera, a la que habíamos echado el ojo, desde el coche.

Ah, fijaros en la ropa de Caty. Fue uno de los conjuntos que le cosí para las vacaciones. Un top negro con encaje beige y una falda de volantes fucsia. ¡Como siempre monísima! ¿Verdad?



Basaak doll en oliva valencia


Enfilamos sin detenernos a la Cervecería Seven Montaditos, y allí dimos cuenta de unos refrigerios y unos bocadillitos. El local tenía el aire puesto, pero de manera confortable. Así que nos vino estupendamente para descansar y tomar un tentempié.


Basaak doll en oliva valencia


Al ir al baño, descubrí el mural en blanco y negro de Oliva, que ilustra el post. Un precioso resumen de nuestra visita a la zona medieval de Oliva. Nos quedaron sus playas por visitar. Pero los días son los que había y a todo no se puede llegar.


basaak doll en Oliva valencia


Espero que os haya gustado nuestro recorrido. Nuestro caluroso recorrido. ¿A que nos merecemos el premio? Pues eso. ;)

Próximamente, nuestra última aventura por tierras valencianas. Donde alucinamos en colores y nos reímos un montón. ¿Te lo vas a perder? Seguro que no... Porque va a ser divertido. ¡Lo prometo!

Gracias por estar ahí. 

Fuentes - 


suscríbete por email a silmariñecas

2 comentarios:

  1. Que lugar tan encantador: pasasteis calor pero pudisteis disfrutar de esta maravilla en soledad. Algunos dias de julio cuando regreso a casa me encuentro con esos extranjeros por el barrio de Santa Cruz de Sevilla pegaditos a la pared buscando una sombra imposible a cuarenta y muchos grados, asi que te entiendo perfectamente- ;)
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy madreeeee, Isabel!!!!! 40 y pico grados???? pues si, un premio para los sufridos extranjeros que pasean por el barrio de Santa Cruz de Sevilla.
      Pero es lo que hay, si quieres ver sitios bonitos, en verano. Besos!!!!

      Eliminar

Gracias por comentar y por tu visita.
¡Vuelve pronto! Besos

Blogging tips