Muñecas - Feria desembalaje de antigüedades en el BEC marzo 2014

En la feria de desembalaje de antigedades en el BEC, #desembalajebilbao, del pasado marzo, vi muñecas maravillosas.

Ya sabéis que me gustan muchísimo las muñecas, podéis ver en la pestaña Dolls del blog, fotos de mis chicas, pero las que ví allí son distintas a las que yo tengo. Son antiguas.

Pero no sólo encontré muñecos y muñecas, sino también ilustraciones o revistas. Como estas revistas de labores de Alfa. ¡Totalmente vintage!


feria desembalaje de antigüedades en BEC


Preciosas ilustraciones, ¿verdad?
Después, durante el paseo por los expositores, encontré estas tres marionetas, que parece que se están haciendo un selfi.
La abuela, el padre y la hija, un móvil y click, un selfi para el recuerdo. Pero no,  la foto es totalmente fruto de la casualidad. ¿A qué quedó simpática? Están súper entrañables.


feria desembalaje de antigüedades en BEC


Además de muñecos de trapo, hay de metal, como este pequeño robot rojo. ¿Será de los 60? ¿O tal vez más moderno? No sé. Pero me gustó el rojo (me encanta el rojo) que tenía. 


feria desembalaje de antigüedades en BEC


Muchas veces, los muñecos están juntos unos con otros. Y otras veces ves un solitario muñeco. Este Pierrot de sonrisa afable me encantó en cuanto lo vi. Así tumbado y con los ojos entre abiertos.


feria desembalaje de antigüedades en BEC


Pero si el Pierrot estaba cómodamente recostado, en otro punto de la feria de desembalajes encontré esta flamenca.
Una marioneta, que colgaba y que también casualidades (creo) de la vida, quedó así como  medio subida a la bandeja. con una pierna arriba y otra abajo. Ojos y boca grandísimos y un lunar junto a la nariz. Los pelos de mala manera, como si estuviera en plena actuación y dándolo todo. 

Seguramente si estaría en otra posición y bien peinada, no habría reparado en ella y no os la hubiera podido enseñar. Me gustó muchísimo y realmente no sé porqué. 


feria desembalaje de antigüedades en BEC


Hay muchas muñecas de porcelana, con pelo de verdad, con sus trajes originales, pintadas a mano, con ojos durmientes o sin ellos, etc. Una delicia para coleccionistas.

Si te gustan las muñecas antiguas, en la feria puedes encontrar muchas y de muchas épocas.


feria desembalaje de antigüedades en BEC


Cuando yo digo que ya tengo una edad.... Si Heidi está en la feria, y yo veía Heidi... Pues es la evidencia de que me he hecho mayor del todo.

¿No os encantaba Heidi? A mí si. Así que cuando la ví, no pude resistir, así la tengo como de recuerdo.


feria desembalaje de antigüedades en BEC


Ehhhhhh, en la feria pasada, también encontré al Gordo y al flaco. Laurel y Hardy, pareja de cómicos de los años 20.

Aunque empezaron en el cine mudo, cuando apareció el sonido supieron adaptarse bien. Los acentos de los personajes jugaron un gran papel: Laurel, era inglés y Hardy era norteamericano sureño. Así que enfatizaron con sus respectivos acentos, para dar más énfasis a lo que decían. En 1951 hicieron su última película juntos.

¡Curiosa pareja!


feria desembalaje de antigüedades en BEC


Cuando vi esta muñeca, me recordó a alguien. A una actriz de los 80, pero no logro dar con su nombre. Y es que es igualita, la misma boca. ¿Os recuerda a alguien? ¿Sabéis a quién me refiero? Aún así, me parece una muñeca muy bonita, con esas pestañas tan grandes y esos ojos verdes.  

¿Y el Pierrot que está a su lado? Payasos tristes y melancólicos, no son mis preferidos. Pero ahí está, defendiendo dignamente su puesto entre las otras muñecas. ¿Os habéis fijado en el tupé rosa y en las estrellas, que tiene? Pero lo que más aspecto de tristeza son esas cejas, tan altas y tan curvadas hacia arriba.



feria desembalaje de antigüedades en BEC


Esta otra muñeca, me recuerda a los años 60. Sería el lunar bajo la boca, la ropa, las cejas, esas pestañas... ¡Qué guapa!


feria desembalaje de antigüedades en BEC


Este muñeco, qué triste es. ¡Tiene hasta ojeras! o por lo menos parece tenerlas. Esa boquita con las comisuras caídas, me transmite una tristeza, que se contagia... Parece que está apunto a ponerse a llorar.

Y va tan guapo con su ropita blanca inmaculada... Que te entran ganas de abrazarle. 


feria desembalaje de antigüedades en BEC


Esta muñeca me chifló. El maquillaje de los ojos, ese color de pelo, labios rojísimos, un bonito collar y un precioso vestido, con encaje en los cuellos.

¿A qué es bonita? Llama la atención, ¿verdad?


feria desembalaje de antigüedades en BEC


Cerca encontré, esta otra muñeca. ¡Parece una persona de verdad! La nariz delicada y larga. Una boca bien perfilada y delicada. Ojos azules, con un poco de sombra azul.

Un tocado de perlas y el pelo corto. En el cuello una cinta y con vestido y chal. El gesto serio y señorial. ¡También es muy bonita! 


feria desembalaje de antigüedades en BEC


El azul de esta otra muñeca, fue lo que me gustó. Un traje de los tiempos de "Lo que el viento se llevó" . Que como anécdota os diré que fuí capaz de leerme la novela. Mil y pico hojas de novelón, imposible de condensar en las 4 horas de la película.  A mí me gustan los dos, la película y la novela, cada uno en su estilo.


feria desembalaje de antigüedades en BEC


De estas dos muñecas, me hizo gracia los ojos de la muñeca de las trenzas. Ese fondo negro, da cosica.  Y que la otra muñeca, parece que está dándole con la mano, como diciendo, "llévate, llévate a esta, que es muy rara"

¿Os habéis fijado que es de plástico? 


feria desembalaje de antigüedades en BEC


¿Hay muñecos feos? Si, y este muñeco es la prueba. ¿Será el muñeco de un personaje que no conozco? Te aseguro que no lo sé, pero feo.... ¡es un rato!




Esta otra muñeca, creo, que es una Mariquita Pérez. Si es así y es una Mariquita Pérez, es una de las muñecas más conocidas de nuestro país. Se fabricó desde 1939 a 1976. Comenzó siendo de cartón piedra y los últimos años, ya de plástico.

La historia de esta muñeca es fascinante de verdad.
Leonor Coello, hija del conde Coello de Portugal, madrileña pero durante la guerra civil, afincada en San Sebastián, paseaba por la Concha, con su hija y la muñeca de esta, vestidas exactamente igual.

Ella cosía los vestidos de la muñeca y de la niña. Y en su mente estaba el hacer una muñeca que se vestiría igual que las niñas de la época. Le costó encontrar financiación.

Mariquita Pérez, nació con biografía propia e incluso una familia. La primera tirada costó 85 pts (carísima, el salario medio era de 150 pts/mes) Pero el éxito rotundo.

Tienda en la Castellana, franquicias en las mejores tiendas de las capitales de provincia, desfiles de ropa, Marisol en sus dos primeras películas lleva ropa de Mariquita Pérez, tiendas en EEUU, canciones, cuentos, todo tipo de complementos... Un fenómeno social.

Ya en los 70, la aparición de multinacionales, de otras muñecas y de problemas en la gestión hizo que se detuviese la producción. 

¿Interesante verdad? 

feria desembalaje de antigüedades en BEC



Estas otras, estoy segurísima que son Mariquita Pérez, pero de la colección en fascículos de Ediciones Altaya de 2001.

Vi un montoncito de ellas y tenían el incríible precio de cinco euros (5€) Tenía en la mano la que va vestida con un traje parecido al que llevaba la primera Mariquita Pérez, con las características rayas rojas y blancas, cuando dos mujeres se me acercaron y me dijeron que esas muñecas estaban reservadas.

Yo no vi cartel alguno de reserva, ni nada por el estilo y se lo hice saber. Como eran unas cuantas muñequitas debieron valorar, que por una menos no iba a pasar nada y me dejaban llevármela. ¡Qué majas oyes!

No me interesó, así que allí les dejé, más felices que perdices llevándose, unas cuantas mini Mariquitas Pérez a buen precio.


feria desembalaje de antigüedades en BEC


Con un sabor agridulce, por lo ocurrido, me topé con esta otra muñeca de cera.
Me impresionó con su color cetrino y me quedé a observarla mejor. El caballero de la exposición me contó, que era de cera y que tendría por lo menos 200 años. Pelo natural y cosido a mano y su ropa era la original. Creo recordar que las pestañas y cejas, eran naturales también.

En la foto no se aprecia bien el color que tenía. Era como un amarillo extraño y me contó que con los años y la luz, la cera va cambiando el color y eso es señal de que era antigua. Con la cera de hoy en día, su color no hubiese variado en mayor o menor medida.

Me la dejó muy bien de precio, para ser una pieza del XIX. Pero lo rechacé porque, si que me gustan y mucho, pero no tanto como para gastar esa cantidad de dinero. Agradecí muchísimo tanto la información, como el precio y me despedí, continuando mi camino por la feria de desembalaje.



feria desembalaje de antigüedades en BEC


Es un mundo, esto de las muñecas.
Yo que soy de Nancy y Barriguitas, estas así de cera o de porcelana hechas a mano, me impresionan muchísimo y se apreciarlas.

Me gusta muchísimo cuando los expositores te cuentan la historia de la pieza, es darle vida al objeto. Yo se, que una niña hace 200 años disfrutó de la compañía de este muñeco.y que sus padres tenían posibles, dado que las demás niñas, jugaban con las de cartón o incluso sin eso.

Y hasta aquí mi pequeño recorrido, por las muñecas que vi en la feria de desembalaje de antiguedades. Mañana ya la última entrada sobre la feria. 

Espero no haberos aburrido con el tema de las muñecas, o con la feria... Y que os haya gustado, lo suficiente para que me acompañéis un día más.

Hasta mañana.
Besos.
suscríbete por email a silmariñecas

6 comentarios:

  1. ¡¡Ay Silvia me encantó la Heidi pues yo tenía una muy parecida!! Yo soy como tú, de la generacion Nancy y Barriguitas y las muñecas de porcelana y cera siempre me han dado muchisimo repelús. ¡¡No te enfades conmigo!! :( Pero me dan muchisimo miedo: debí de ver alguna película de terror en mi infancia y se me ha quedado grabado en el subconsciente o algo así.
    Muchos besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Isabel!!!!! Jijijiji, yo soy de tu generación pero siento curiosidad con las muñecas de cera y porcelana. Grima también me dan. Con escasa iluminación y colocada adecuadamente, una muñeca puede dar mucho mucho miedo.
      Jajajaja y no me enfado contigo, al contrario. Me encanta tu comentario tan cariñoso. Besitos muy efusivos.
      chao

      Eliminar
  2. Genial entrada, ya sabes que me encantan las muñecas, pero algunas dan miedo, fíjate a mi me encanta Heide y ese bebé Tristán que dan ganas de achucharlo.Kisu kokoro ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nireeeeeeeee,
      jajajaja, parece que es generalizado el miedín a algunas muñecas. Jajajajaja.
      ¿A sí? El bebé se llama Tristán??? Gracias, me encantan esos datos con los que podemos complementar el post.
      Kisu kokoroooooooo

      Eliminar
  3. Preciosas tus entradas sobre esta feria, Silvia. Como siempre, descritas con mucha minuciosidad y todo tipo de detalles. Así da gusto leer cualquier cosa que nos quieras contar.

    Algunas muñecas me han gustado mucho, pero he de reconocer que me pasa lo que a tus dos lectoras que comentaron antes que yo... y es que hay otro tipo de muñecas que me dan miedo... las miradas inertes... el rictus de la boca y la sonrisa congelados... ay, no se cómo explicarlo, pero me invade una sensación extraña cuando los observo con detenimiento... Pero como te digo, sólo me pasa con algunas, no con todas eh!

    La muñeca que te recuerda a esa actriz española... ¿será Carmen Conesa a quien tú te refieres? Es que a mi cuando la ví me pasó lo mismo y te he buscado una foto con el gesto de la boquita parecido,http://www.rtve.es/television/20090130/alicia-carmen-conesa/226770.shtml si clicas en ese enlace podrás verla y me cuentas si te referías a ella.

    ¡Yo también me leí Lo que el viento se llevó unas cuantas veces y siendo además una pequeña adolescente! Y también me ha encantado al igual que la película. Tengo la novela con una edición de los 50, con portada preciosa y un papel muy muy finito, que siempre me recordó al papel de seda, con una letra muy chiquitita... vamos que no estaba pensada para lectores con la vista cansada... jajaja y al película la tengo en DVD en una edición preciosa de una colección divina de cine clásico que sacó hace años El País. Ya ves, siempre he sido una fan total del maravilloso relato de Margaret Mitchell y de la no menos maravillosa película de Victor Fleming... aay, ¡qué bonita!

    ¡Mil gracias por compartir siempre actividades tan estupendas!

    ¡Musus!

    Yoly

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Yoly!!!!!!
      Es verdad se parece también a Carmen Conesa... Pero mira tú, que a mí se me parece también a una actriz pero norteamericana y la verdad es que no sé a quien.
      jijijijijij, si tenéis razón todas. Una muñeca con luz siniestra y con unos ojos saltones, parece que te sigue con la mirada cuando te mueves y da mucho miedito.

      Yo leí lo que el viento se llevó, también en una edición vieja, también en papel muy fino, que parecía de ese de una biblia, no sé si me explico.
      y síiiiii, una letra super pequeña, y eran alrededor de 1000 y pico hojas.

      y también me leí la segunda parte (floja flojísima) de Alexandra Ripley, también un tocho de la leche. Como el original no hay.
      Yo me quedo con la novela de Mitchell y la peli. Una gozada, los recuerdo con mucho cariño.

      Jijijijij, qué alegría que te gusten las cosas que subo al blog.
      Besazos!!!!!

      Eliminar

Gracias por comentar y por tu visita.
¡Vuelve pronto! Besos

Blogging tips