Quitameriendas en el Santuario de Oro - Álava

Hola, soy Caty, la basaak doll de Silvia y os voy a contar la historia de un paseo quitameriendas, vespertino y campestre, por un precioso paraje de Álava (País Vasco)

Cuando el verano se iba acabando y el otoño llamaba a la puerta, nos fuimos todos de paseo al Santuario de Nuestra Señora de Oro en Murgia, Álava. Es un paseo precioso y tranquilo. Nos gusta mucho.


Basaak doll


Fuimos todos, hasta el perrete.
Aparcamos y nos dirigimos hacia la taberna que hay al lado del santuario, para tomar un café y de paso que merendase el niño. Justo en ese momento, las enormes campanas empezaron a sonar. ¡Y de qué manera!

Las campanas quedan un poco por encima de las mesas que están fuera y hacian un ruido increíble. Tanto, que un pastor alemán que se encontraba en la mesa contigua a la nuestra, empezó a ladrar hacia las campanas. ¡Unos buenos ladridos de perro grande, imaginaos!

Los chicos comentaron que al perro no le gustaba el sonido de la campana. Y a ladridos, pensaría que se iba a detener el ruido. Al que le estaba dando miedito, tanto ruido y ladrido, era a nuestro perro. Así es él, asustadizo. Y las campanas repicando y repicando.

Cuenta una leyenda del lugar, que si te pones debajo de las campanas del santuario, mientras pides a Nuestra Señora de Oro, por la curación de tus dolores de cabeza, se te concede.

Fijo que es una leyenda. Bonita, pero leyenda. Porque allí, la gente, estaba quedándose sorda, produciéndose dolores de cabeza, nervios de perro y ganitas de que aquello acabase. 

Yo, porque soy de plástico y eso no me afecta. Pero os aseguro que allí vi caras de disgusto. ¡Un drama de los buenos! 

Cuando terminaron de repicar las campanas, todo el mundo descansó. Hasta el pastor alemán, que se tumbó tranquilamente al lado de su dueña, y nuestro perro se tranquilizó. Unos momentos para que los oídos se repusiesen...

Terminada la merienda, nos fuimos hacia la cumbre para poder tener una buena visión del valle de Zuia.



Santuario del oro Álava


En el suelo, encontramos las flores Quitameriendas, clara señal que los días se acortan. Se dice que antiguamente, cuando se regían por la hora solar, al final del verano o comienzo de otoño, como los días se acortan y al caer el sol antes, estaba más cercana la cena, se suprimía la merienda. Y la primera señal eran estas flores. Aquí en el País Vasco se las llama Askari-lore (= merienda-flor).

Pues, durante nuestro caminar hacia lo alto, el suelo estaba repleto de Quitameriendas. Maaaaaaalo, eso quería decir, que pronto, yo ya no iba a salir mucho de casa, porque se iban a acabar las tardes de excursión, paseo y buen tiempo. ¡Un rollo, vamos!!!!


Quitameriendas en el Santurario de oro Álava


Pero mejor nos centramos en aquel día... Mientras subíamos, Silvia se entretenía haciendo fotos de lo bonito que es aquello. Un árbol seco, también le inspira, se conoce.


Santurario de oro Álava


Llegamos arriba. Hay un repetidor, la cruz de la foto inferior y una vista magnífica del valle. Todo precioso, la verdad. 

Con una tarde tan luminosa y agradable, cómo no detenerse en cualquier esquina. Eso sí... Caquitas de oveja, a tutiplen. ¡Para qué sortearlas, si estaba aquello llenito, oyesssss! ¡Es lo que tiene la Naturaleza!

Silvia y el Maridín, se preguntaban si desde allí se vería Vitoria. Ni idea. Pero podría ser.


Santurario de oro Álava


En cemento del punto topográfico de la cima, Silvia me sacó del porta-Blythes y se dispuso a hacerme fotos. ¡Pero mira que salgo divina siempre!

Llevo puesto un traje amarillo de cuello barco con un collar de perlitas blancas y el bolero que me hizo Nire Barregozoak.

Como cotizada modelo, estuve posando toda fina y con traje de noche, en pleno monte. Pero como una es una profesional, se posa donde haga falta y con lo que haga falta. ¡Faltaría más! Jajajaja


Basaak doll en el Santuario de Oro Álava


Tras unas fotos, cambiamos de escenario. Nos fuimos al lado del buzón del Club de Montaña de Gazteiz, donde podíamos ver que estábamos a 896 metros, disfrutando de una tarde deliciosa de final del verano.



Basaak doll en el Santurario de oro Álava


Cuando íbamos a bajar...
- ¡Mira qué rama más chula para poner la muñeca! - Dijo el Maridín a Silvia.
Oyeeeee, qué majo, a otro que tengo enamorao, jejejeje. Soy irresistible.

-¡Tienes razón, allá voy!- Contestó Silvia. Que se fue corriendo (porque siempre va así, a todos lados) hacia la rama del árbol.

Y allí me sentó, para hacerme la foto que abre el post, en la que estoy ideal, hasta decir basta. Y la foto inferior, en la que también estoy guapísima. Así, con el viento meciendo mi melena.

¿Os he dicho cómo está hecho mi vestido? Pues es el tirante de una camiseta de Silvia. Dos agujeros para los brazos y ¡listo! Ni coser, ni nada de nada. ¡Un traje de noche y sin dar puntada!



Basaak doll en el Santurario de oro Álava


Cuando bajábamos por el camino escuché al Maridín decir:
- ¡Estoy harto.... ! - Oooooh, pelea, pelea... ¿Porqué dirá eso? Puse la oreja, a ver que captaba.
- ¿¡Eing!? ¿De qué? - Se sorpende Silvia. Jijijiji, a ver que ha hecho esta vez... Porque esta, tiene unas ideas... ¡Qué os voy a decir, si ya la conocéis!

- ¡Estoy harto. La pobre muñeca va siempre al monte en traje de noche! ¡Hazle unos pantalones o algo!- 
Tenías que ver la cara de Silvia. Supongo que la misma que yo hubiese puesto, si podría poner caras.

- ¿¡Eing!? - Anonadada. ¡Silvia sin palabras! Luego le dio por reír, porque oye, al final va a ser verdad que somos 5 en la familia: Ellos tres, el perrito y yo. 
¡OOOOh, qué tierno! ¡Él también me quiere! ¡Se preocupa por míiiiiiii! ¡Qué majo!


Más felices que perdices y con la promesa de Silvia de hacerme ropa de monte, continuamos el camino. Una prueba más de que se acercaba el otoño: algunos árboles con las hojas ya amarillas... Las hojas del calendario, las quitameriendas, hojas de los árboles amarillas... Todo olía a otoño. ¡Qué pena se acaba el verano!



Santurario de oro Álava


Ahí iba nuestro pequeño, caminando de vuelta al santuario. ¡Qué raro que el perro no le acompañe! Siempre lo hace. Va justo detrás del niño y suele mirar de vez en cuando para no perdernos de vista. Vigila a unos y al otro.


En el Santurario de oro Álava


En las escaleras una foto más, recordando que una vez estuvimos en este mismo santuario, para la boda de un familiar. ¡Precioso marco para una boda! ¿Verdad?


Basaak doll en el Santurario de oro Álava


Poco a poco, el lugar se fue quedando vacío. Mientras hacíamos estas últimas fotos, pasó el párroco acompañado de dos monjas vestidas de blanco. Era la hora de volver a casa. Nosotros también nos fuimos.


Basaak doll en el Santurario de oro Álava


El único coche en el aparcamiento, el nuestro. La última foto, despidiéndome de todos vosotros, antes de que Silvia, me devolviese a mi porta-blythes y nos metiésemos en el coche.

Es un sitio precioso, si tenéis oportunidad de visitarlo, hacedlo. Merece la pena, el paseo.


Basaak doll en el Santuario de oro Álava


Esta, fue una de las muchas excursiones y paseos que hicimos durante el final del verano y el otoño. 
A Silvia y a mí, nos encantaría que nos acompañases en los próximos post, donde compartiremos con vosotros, lo guapa que siempre me pone Silvia, lo monísima que salgo en las fotos y los sitios bonitos en los que estuvimos.

¿Conocíais el Santuario de Nuestra Señora de Oro, en Álava? ¿No? Pues espero que os haya gustado el pequeño paseo.

Besos.

10 comentarios:

  1. Genial entrada Silvia y las fotos espectaculares.Kisu kokoro!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Preciosa.
      Kisu kokoro!!!!!!!!!!!

      Eliminar
  2. Que bonito es el Pais vasco! Y que bonitas fotos has hecho,Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii el País Vasco es muy verde y bonito. Me alegro que te gusten las fotos. Besos Imanara. :)

      Eliminar
  3. Yo no lo conozco y me ha parecido un paraje precioso. Tampoco conocia porque a esas plantas se les llama quitameriendas...así que fíjate que cantidad de cosas he aprendido hoy!!
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Isabel, me alegro que te haya servido el post para aprender. Muchas gracias, eres un cielo. Besazos

      Eliminar
  4. Un post digno de National Geografic! Explicas muchas cosas, me ha parecido interesante lo de la flor quitameriendas. Que hermosos paisajes, yo solo habia leido de estos lugares del Pais Vasco, pero tus fotos me han parecido fenomenales; Caty, sales muy guapa! Y con ese bello vestido te ves aun mas guapa! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjejejejeje, Muchíiiisimas gracias, qué ilusión que te gusten las fotos y la info que doy. Gracias y muchos besitos

      Eliminar
  5. Gracias a las dos por este agradable paseo. He disfrutado un montón. No conocía la historia de las quitameriendas y me ha parecido genial. Además apunto el destino (no conozco).Vaya luz bonita que has captado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ehhhh, Inma pues en el verano es un paseo o un lugar ideal donde pasar el día o la tarde. Precioso y tranquilo. Me alegro que te haya gustado la historia de la flor y las fotos. Besos.

      Eliminar

Gracias por comentar y por tu visita.
¡Vuelve pronto! Besos

Blogging tips