En el valle del Baztán: llegada y visita a las cuevas de Sara

El pasado puente de mayo, nos fuimos hasta el valle del Baztán. Y volvimos enamorados del lugar. Tal vez más que enamorados, porque yo quiero volver las veces que haga falta.


Fueron unos días intensos, porque hay que condensar y ver lo imprescindible en poco tiempo, así que estuvimos corriendo de aquí para allá. Aún aprendiendo a usar la cámara de fotos, así que hice muchas, de las que he hecho una selección.

Hoy, veréis las fotos que hice el jueves a la tarde, nada más llegar a Elizondo, Navarra. En mayo aún os días son cortos, por lo que alguna foto pude hacer. Y también las del día 1 de mayo, en Sara (Francia)

Cosa curiosa,  cuando "guasapeando" le dije a una amiga...
- " Me voy al Baztán"- Inmediatamente me dijo - "¡Ay, como la trilogía!" - 
-"¿Qué trilogía?- Escribí
-" La del Baztán. Unos libros que transcurren allí"- Contestó.
-"Ni idea, No los he leído"- Le dije. 
-"¡Pues están muy bien!"- 
-"Habrá que leerlos" - Y ahí se quedó la cosa de la trilogía. 

Así que como yo no conocía los libros, la trama ni nada de nada, visitamos el Baztán sin ser conscientes de que una escritora había utilizado Elizondo y el valle del Baztán, como escenario para sus novelas.

---

Jueves 30 de abril.
Después de instalarnos en el Hotel Baztán, nos bajamos a Elizondo hasta la hora de cenar. Nos acogió un bonito pueblo dividido en dos por el río Baztán.

Nos acercamos a la orilla, a disfrutar del fuerte sonido de las aguas caer.


Elizondo - Navarra


Fuimos hasta el paso para truchas y salmones que hay en la presa. Para subirme (con precaución, porque no quería protagonizar ningún titular del tipo "Turista loca cae al río y se carga otra cámara de fotos") y desde allí tener otra panorámica de Elizondo, el río y el puente y de un precioso y fresco atardecer...

Una maravilla.


Elizondo - Navarra


Volvimos por nuestros pasos, para inmortalizar el paso y parte del que fue el molino Zañenea, que me pareció tan bonito que merecía una foto.


Elizondo - Navarra


Al final, decidimos cenar en el Txokoto. La parte de abajo estaba llena, por lo que nos acomodaron arriba, desde donde pudimos ver unas vistas muy bonitas del río y de la biblioteca. 

Como alguna de las ventanas estaban abatidas, entraba el ruido que hace el agua al caer de la presa. Un ruido que acompaña. Me gusta ese sonido, me relaja.

Después de cenar, anduvimos callejeando un poco más. Y pasamos delante de la imponente Iglesia de Santiago. Perfectamente iluminada por focos y la luna. Entramos en el parque que le rodea.

No pude resistirme a probar la cámara, para captar la fachada iluminada y la luna brillando. De verdad es que, la sensación que desprendía era de silencio, magia e incluso imponía, porque es muy grande. 


Iglesia de Santiago Elizondo - Navarra


Ya tendríamos tiempo de volver para andar por Elizondo. Nos fuimos al coche, porque al día siguiente nos íbamos de cuevas. ¡Qué emoción!

Viernes 1 mayo.
Nos levantamos y allá que nos fumos hasta Sara (Sare) en la cercana Francia. ¡Tenía unas ganas!

Sara es un sitio encantador y bonito. Aparcamos fuera y lo recorrimos paseando sin prisas.


Sara Francia


A mí me gustaba todo, fachadas, carteles, árboles... Todo. Hay que guardarlo en la memoria y para eso las fotos son un instrumento genial. Así que hice muchas, así os hacéis una idea de cómo es.


Sara Francia


Era pronto por la mañana, por lo que estaba muy tranquilo. Luego poco a poco se fue animando y nos encontramos más acompañados.

El 1º de mayo es especial en Francia, es la fiesta del trabajo y es la fiesta del muguete. 
El muguete o lirios del valle, son unas pequeñas flores blancas y muy olorosas que se regalan a los allegados. Simboliza felicidad y suerte.

Y allí, en la plaza había un pequeño puesto que vendía muguete. Si pasabas cerca, el maravilloso olor te envolvía.

El frontón y el Ayuntamiento (en la foto) están en la plaza. Poco a poco se fue llenando de coches. Una pena porque lo hacía más bonito, sin ellos.



Ayuntamiento de Sara Francia


Es cierto, que me gusta todo y todo me llama la atención. Conmigo hay que tener paciencia, porque me paro a menudo a sacar fotos. A Una pequeña ventana con verjas o tal vez, una callejuela que termina en escaleras...


Sara Francia


Sara Francia


Unas desteñidas contraventanas rojas en lo alto...


Sara Francia


O a pie de calle... Todo es precioso, pese a que se puso a llover.


Sara Francia



La iglesia de San Martín, te sorprende con el reloj y una inscripción en euskera encima: 
Oren Guztiek dute / gizona kolpatzen / azkenekoak du / hobirat egotzen 
Todas las horas / golpean al hombre / la última / le manda a la sepultura.

¡Qué apropiada la frase, porque a los pies de la iglesia, está el cementerio, que también visitamos! 


iglesia de san Martin, Sara Francia


Un Lauburu labrado sobre una estela. 
El Lauburu es una variación de la esvástica o cruz griega, que se remonta a la antigüedad, ya la usaban los egipcios, persas, indús, antigüa china...  Está tan extendido por todas las culturas, que no se sabe de dónde viene.

Hoy en día como símbolo de la cultura vasca, lo puedes encontrar en multitud de souvenirs, decoración rústica, joyería, etc

Para los vascos de la antigüedad, era el sol en movimiento, que tenía poder sobre el mal.
Se dice que si el Lauburu gira de este a oeste, representa la vida. Pero si es al contrario, este representa a la muerte.

Como en la foto de la estela funeraria, el Lauburu gira al contrario. De oeste a este y está donde está... Está claro.


Cementerio de Sara Francia


Siguiendo el paseo por el cementerio, me llamó la atención, el musgo sobre esas flores cerámicas. ¿Puede ser bonito y a la vez triste?


Cementerio de Sara Francia


Por encima del Frontón, encontramos esta estatua de madera, un poco inquietante, pero desde luego no se libró de una buena foto. ;)


sara - Francia


No me extraña que digan de Sara, "que el tiempo se detiene" o que esté catalogado como "uno de los pueblos más bonitos de Francia", porque realmente es así. No importan los minutos y es una localidad tan bonita, que a mí me emocionó su visita.

También en lo alto, justo por encima del frontón, nos encontramos esta impresionante casona...


Sara Francia


No parecía abierta, las persianas y contraventanas cerradas todas. La ausencia de vida interior, le daba aún más misterio de lo que puede dar una arquitectura como la que tenía.

Yo es que veo casas así, y me retrotraigo a las películas de miedo. Ya lo he comentado alguna vez más... ¡Qué daño ha hecho el cine! jajajaja.

Aún así. Otra maravilla en Sara.


Sara Francia


La lluvia insistía en no dejarnos pasear. Además, se nos estaba haciendo tarde, porque nuestra primera idea era ir a las Cuevas de Sara. Pasaba la mañana y de verdad que Sara nos estaba atrapando.



Sara Francia


Otra vez en la plaza, encontramos este monumento en honor a Victor Iturria, pelotari y héroe de la resistencia francesa.

Me llamó la atención y me emocionó, porque en un mismo sitio habían sabido unir lo que había sido y lo que había hecho. 


Victor Iturria en Sara Francia


"A la memoria del Sargento mayor Victor Iturria, muerto por Francia el 25 de agosto de 1944 en Blain. Herido dos veces, una de gravedad; dos nombramientos de la armada por sus hechos excepcionales.
Caballero de la Legión de Honor, Compañía de la Libertad, Medalla militar, Cruz de guerra con Palmas, Medalla de la resistencia con rosetón, medalla de Ultramar con botón Libia; medalla de heridos, medalla conmemorativa 39-45 y cruz militar de Gran Bretaña"

(Es mi propia traducción, si hay un error, por favor no dudéis en decírmelo que lo corregiré)


Victor Iturria en Sara Francia


Nuestra visita a Sara tocaba a su fin. Nos hubiera gustado ir al tren de Larraun, pero ni acompañaba el día, ni nos daba tiempo a todo. Pero como hemos prometido volver las veces que haga falta, quedó en la lista de excursiones por hacer.


Sara Francia


Ya las últimas fotos mientras nos dirigíamos al coche. Una de ellas esta cabina de teléfonos, en en nada será una reliquia del pasado. Del siglo pasado. Los niños de hoy no creo que hayan visto una. Pero, ¿Os acordáis de ellas, de que metías 50 pts y no devolvía el cambio? ¿De la peli? 

Ayyyyyyyy, ¡cómo pasa el tiempo! :)

Sara Francia


La última casa. Una maravilla de pueblo que os recomiendo pasear sin prisa y detenerse en cada casa y cada monumento, en cada curiosidad. Volveremos, porque merece la pena conocerlo mejor.


Sara Francia


Y nos fuimos a las Cuevas de Sara o Lezea.
Cogimos las entradas para la visita guiada en castellano, aún teníamos un rato así que nos estuvimos entreteniendo con el parque megalítico y el museo.

Este lugar está dedicado a la memoria del sacerdote José Miguel de Barandiarán. Nacido en Ataun (Guipuzkoa) pero durante el exilio, vivió 15 años en Sara.

Estudioso del pueblo vasco, fue antropólogo, arqueólogo y etnólogo. A él le debemos el descubrimiento de dólmenenes prehistóricos en la sierra de Aralar, excavaciones en cuevas y numerosísimos estudios sobre el folclore, mitos, leyendas, etc.

+Caty Basaak doll también estuvo allí, antes de entrar en el museo y en el parque megalítico. Al fondo y a la espalda de Caty, la entrada a la cueva.


Caty basaak doll en las cuevas de Sara Francia


En el parque megalítico, de entrada gratuita, puedes encontrar réplicas de monumentos megalíticos construidos por los nuestros ancestros, del neolítico hasta finales de la edad del bronce.

Hay dólmenes (como el de la foto) y otros monumentos funerarios, bien para depositar el cuerpo o bien para incinerar. 


Dólmen del parque megalítico de las cuevas de Sara


También estuvimos en el Museo, en el que puedes ver la evolución del hombre prehistórico hasta el actual.
Al parecer, las cuevas de Sara fueron usadas por el hombre prehistórioco, entre -35.000 y -10.000 años antes de nuestra era. Y así lo atestiguan los distintos vestigios, como silex, puntas de flecha, hachas...

Sirvieron de refugio durante la guerra de Napoleón, Carlistas y guerras Mundiales. Y también como punto de encuentro para el contrabando.


Caty basaak doll, en la entrada de las cuevas de Sara


El sitio es precioso, ¿verdad? 
Que sepáis que en estas cuevas actualmente, hay otros habitantes, algunos se pueden ver y otros no. 
Algunos de ellos, viven en colonias y en la parte más profunda. Durante el verano reproducen y aumentan su número. Incluso se mueven entre las cuevas vecinas y se han contabilizado 13 especies distintas. Son los murciélagos

En el museo, estuvimos viendo un vídeo muy gracioso, sobre murciélagos. Explica muchísimas cosas sobre ellos y es realmente interesante. Pero también nos pareció curioso, que en la traducción en español, los murciélagos duermen "cabizbajos", cuando en realidad, quería decir "cabeza abajo".

Así que yo que soy muy gansa, pegué los brazos al cuerpo, agaché la cabeza, puse carita pena y le dije al Maridín: "¡Soy un murciélago durmiendo!". Así que desde entonces, para nosotros los murciélagos duermen cabizbajos y nos da la risa. 

Pero también viven seres inmateriales, que los sientes y te atrapan. Son las leyendas y los mitos de las tierras vascas. Son las lamiak, La Mari,  las sorgiñak, el basajaun... Te hacen tan partícipe de su existencia, que hasta puedes sentir su aliento en la nuca y casi les puedes tocar. Pura magia.

Si váis a las cuevas y visitáis el museo, no sólo comprobad lo del vídeo y la manera peculiar de dormir de los muciérlagos, sino que podéis conocer a Guillem el Duendecillo. Y ahí lo dejo, que es bonito, pero no lo voy a contar todo, oyessssss.


Entrada de la cueva de Sara


También en el museo hay un lugar reservado a Barandiarán, donde podrás conocerle mejor a él y su obra. En la foto siguiente, podéis ver el monumento con su característica figura, con la sotana y su txapela. 


JM Barandiarán y la cueva de lezea o Sara


Y llegó la hora de entrar, nuestra guía una chica majísima, nos llevó durante 45 minutos por el interior. Nos teletransportó al pasado, a la prehistoria. Nos habló de la formación geológica y de los moradores actuales y pasados. De los mitos y leyendas y de JM Barandiarán.

Se hizo corto. ¡Una pena que se acabase! ¡¡¡¡Me encantó, lo pasé genial, fantástico!!!!


Cueva de lezea o Sara


Muchas visitas a estas cuevas, ya veis que incluso ilustres...


Cuevas de Sara o Lezea
Más información sobre las Cuevas de Sara, haz click en el link

Al salir, era tardísimo. Se pasaba la hora de comer, por lo que pregunté en la taquilla de la cueva, si conocía un restaurante no muy lejos. Me dio las indicaciones a una venta cercana, de comida familiar.

Y allí que fuimos a la Venta Halty, en que pude practicar mi oxidado francés, pero con el que me entendí con la camarera perfectamente.

Estaba encantada, jijijijij, hacía mucho pero mucho, que no lo usaba, así que supongo que mi pronunciación era horrible, por eso amablemente me repetían lo que yo intentaba decir. :)


Venta Halty


El restaurante estaba lleno y nos acomodaron en seguida. No hay menú, elegimos de la carta y nos sirvieron rápido y la comida estaba rica. ¡Muy bien!


flores del aparcamiento de Venta Halty


Después de comer, nos fuimos a pasar la tarde a...
Esa es otra historia que mejor os cuento en la siguiente entrada. ;)

Espero que os haya gustado el post de hoy, el de la llegada al valle del Baztán, a Elizondo y la visita a Sara y sus cuevas.

Continuará...
suscríbete por email a silmariñecas

10 comentarios:

  1. Precioso recorrido, gracias ir llevarme
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola, me alegro que te guste!!!!
      Besazos

      Eliminar
  2. ¡Qué fotos más bonitas Silvia! Muestran muy bien la Navarra mágica y misteriosa donde cada pequeño rincon tiene su encanto. Es un reportaje precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchiiiiiiisimas gracias Raquel, jejejeje, qué contenta, me alegro que te gusten mis fotos.
      Navarra es muy bonito! me encanta!!!
      Besazos

      Eliminar
  3. Habéis estado en una zona preciosa,es mi visita obligada todos los otoños cuando los colores de los árboles cambian su tonalidad,me encanta!!!!
    Las fotos son preciosas y tu reportaje,como siempre,para deleitarnos!!!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Pilar, no me extraña que vayas en otoño, tiene que ser una maravilla con los colores de las hojas. Ya tengo otra excusa más para volver!!!!
      Me alegro que te guste el reportaje ;)
      Besitos

      Eliminar
  4. ¡¡Un recorrido espectacular por estos magicos parajes!! Ahora los conozco gracias a ti. ;))
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, son una maravilla, todo tan verde, tan bonito que entran ganas de no dejar de mirar nunca.
      un día anímate y visita Navarra.
      Besitos

      Eliminar
  5. Me encantaría!!! Que lugar tan bonito, las fotos son preciosas una pasada, y como nos relatas las cosas, como te he dicho en otras ocasiones, parece que hayamos estado nosotros contigo, y Guillen el duende? Me tienes toda intrigada... :( Kisu kokoro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nekane!!!
      Cómo me alegro que os guste como lo relato y las fotos también!
      Y Guillén el duende, una cosa divertida para los niños, aunque alguno se asustaba!
      Kisu kokoro

      Eliminar

Gracias por comentar y por tu visita.
¡Vuelve pronto! Besos

Blogging tips